Home | Features | Inspiration | Reflections | Profiles | Resources | All articles | Back Issues | About Cafh | About Seeds
Site Search

 

 

 

 

 

 

:: More to read

Our Relationship with Life

Retrospective of My Day

» All articles


Home » Reflections » ¿Qué se entiende por una vida metódica?

¿Qué se entiende por una vida metódica?
por Mary Cook                                                                                                      English version

Atesoro una idea en mi corazón—cultivar una respuesta amorosa hacia otras personas y hacia la vida en general. ¿Cómo puedo integrar esta idea en mi vida?

No solo necesito una idea que me guíe o dirija, también necesito un método. El acto de “cultivar” cuando se aplica a las plantas se entiende que hay que cuidarlas, sistemáticamente —
preparando el suelo, plantando las semillas, regando y sacando la maleza regularmente, creando un buen ambiente en el cual las plantas puedan florecer. Este cuidado sistemático tiene que ser sostenido por un período de tiempo determinado.

Cafh ofrece un método de vida para cultivar una idea. Como los métodos que yo adopto para otros propósitos (como el completar un curso de estudio), el método presupone que yo ya conozco lo que quiero seguir, la dirección que quiero realizar, es una decisión firme en la que invierto mi tiempo y esfuerzo necesario, y sigo ejercicios que me ayudan a mantener mi dirección y descubrir nuevos aspectos de lo que yo quiero realizar. También necesito estudiar y reflexionar sobre las experiencias que tengo y los resultados que recibo en retribución.

Si yo decidiera seguir el método de Cafh, yo haría lo siguiente:

  1. Me comprometería conmigo misma a reunirme una vez por semana con un grupo pequeño de personas que comparten conmigo la idea que yo quiero cultivar. Estudiaríamos y compartiríamos nuestras experiencias.

  2. Aprendería y practicaría la técnica de la meditación diariamente. La meditación facilita y recuerda la dirección que quiero seguir y muestra mis perspectivas en mi vida y en las dificultades que tengo.

  3. Desarrollaría el hábito de observarme a mi mismo(a), la cual me ayudara a mantenerme en la ruta que trato de seguir. Me daría cuenta de los sentimientos de satisfacción y alegría y notaría esos sentimientos que afectan mi conducta, por ejemplo, mi tono de voz.

  4. Consultaría regularmente con una persona experimentada en el uso del método.

  5. Buscaría y aceptaría la opinión o reacción de la gente en relación a mi conducta. ¿Me siento feliz?, ¿Las personas parecen estar contentas cuando están conmigo?, ¿Cuando alguien me interroga o critica, me empiezo a defender?, ¿Con que facilidad yo escucho a una persona que expresa una opinión que es muy diferente a la mía?

El método provee una estructura con libertad en la cual uno se mueve libremente, siendo creativo con las situaciones del momento. De esta forma las situaciones se vuelven medios que me ayudan a lo largo de mí camino.

También se puede comparar el método con hacer pan. Cuando amaso la harina y la levadura trato de asegurarme que se mezclen muy bien. De esta forma, cuando el horno está caliente estos ingredientes se ayudan para crecer, y el pan de molde sale perfecto. El hábito de responder en una forma amorosa también es un proceso de crecimiento de la paciencia y el trabajo metódico sobre las experiencias: las experiencias interiores que tengo con los sentimientos y pensamientos y las experiencias exteriores que tengo al tener relaciones interpersonales y responder a las circunstancias.

Cualquier metáfora que usemos acerca del método, muestra que es un proceso determinado y sistemático que une elementos muy diferentes. Dependiendo del grado de nuestra buena disposición para poner en marcha este proceso, de este surgirá algo nuevo: una planta, una comprensión, un pan de molde, o un hábito de responder en una forma amorosa. Entonces el proceso se puede repetir a si mismo, y se construye a partir de lo que se acaba de hacer.

 


Copyright © 2002-2016 Cafh Foundation. All rights reserved.