Home | Features | Inspiration | Reflections | Profiles | Resources | All articles | Back Issues | About Cafh | About Seeds
Site Search

 

 

 

 

 

 

 


:: Quotes

“La forma en
que nos relacionamos
con los
conflictos y
cómo los solucionamos
se vuelve un proceso de aprendizaje
que ayuda a desenvolvernos como seres humanos.”

 

 

 

 

 

:: Quotes

“Me
dispongo a cambiar, a
expandir mi capacidad de comprensión
y a vivir con
más
armonía.”

 

 

 

 


:: More articles

Messages of Love

Community

Walking on the Path of Holiness

» All articles


Home » Features » Vida de Comunidad: Experiencia de dar y convivir

Vida de Comunidad: Experiencia de dar y convivir
por Diana Autumn
                                                                                                                  English Version


Hoy nosotros estamos encarando un hecho extraordinario, que si sobreviviéramos como civilización tendríamos que cultivar la ciencia de las relaciones humanas - la habilidad de todas las personas para vivir juntas y trabajar en paz en este mundo.

                                                                    - Franklin Delano Rosevelt, Discurso Inédito, 1945

Los seres humanos en numerosos aspectos, en todos los frentes, alrededor del mundo, tienen un mismo desafío: vivir juntos como una unidad, en armonía y en paz. Un lugar donde actualmente se está viviendo este objetivo en una forma intensa es en las Comunidades de Cafh. Aquí en la Comunidad los miembros de Cafh elegimos vivir juntos para desenvolvernos espiritualmente como ofrenda para ayudar a la humanidad. Hemos dado nuestras vidas y ambiciones personales, para vivir en la Comunidad y cultivar la ciencia de las relaciones humanas como una respuesta al llamado de Dios.

La vida de Comunidad no es una idea nueva para la humanidad. A través de nuestra historia en muchas culturas, religiones, creencias y caminos espirituales, algunos individuos escogieron vivir algún tipo de vida de comunidad como respuesta, entre otras cosas, a la necesidad de desarrollar la relación. Los conventos y monasterios de la edad media mantuvieron corriente el aprendizaje y el desarrollo intelectual. Siempre a la vanguardia, sus reglas y métodos de vida regularon y reforzaron circunstancias de vida para mejorar la relación. Una regla específicamente restringía el uso de armas en la habitación, de esta forma cada monje o monja tenía que aprender a confiar en sus compañeros o compañeras. Los monjes y monjas que siguieron a Buddha se agruparon en comunidades. Allí experimentaron no solamente estados meditativos sino también bases para las relaciones humanas, compartiendo recursos materiales y alimentos fuera del círculo familiar.

El trabajo de las relaciones humanas no es menos intimidante en la actualidad. La globalización mundial nos lleva a unirnos y a acercarnos más. La tarea de llevarnos bien y resolver conflictos se vuelve una tarea que nos afecta a todos. Las personas se han dado cuenta del desafío de aprender a relacionarse y están trabajando de muchas formas en las áreas más variadas, la familia, la escuela, el trabajo, los vecindarios y así también en las Comunidades.

La vida de Comunidad nos ha llamado para aceptar este desafío y para trabajar en forma continua y sistemática. En Comunidad no hay manera de ignorarlo, porque vivimos, trabajamos, estudiamos y nos desenvolvemos espiritualmente juntos, todo el tiempo y todos los días; aun más, nos empeñamos en mejorar nuestras relaciones.

El trabajo en el mejoramiento de las relaciones humanas es un proceso cuyo significado se extiende a todos los aspectos de la vida. Esto incluye tanto las horas difíciles como los momentos en que todo fluye con facilidad. Nosotros no esperamos que haya tiempos sin conflictos; lo que sí vemos es que estos son oportunidades que tenemos para desenvolvernos y nos ayudan a acercarnos más unos a otros. Los conflictos nos ayudan a conocernos mejor y a descubrir en qué parte de nosotros mismos tenemos que trabajar principalmente. La forma en que nos relacionamos con los conflictos y cómo los solucionamos se vuelve un proceso de aprendizaje que ayuda a desenvolvernos como seres humanos.

Recordemos la expresión “sin dolor no hay ganador”. Nosotros no fuimos a la Comunidad para escapar del dolor que traen los conflictos, para evitar las responsabilidades del aprender a relacionarse. Fuimos porque la vida de Comunidad nos da la oportunidad de aprender a desarrollar nuestras posibilidades. No esperamos vivir “sin problemas”. Esto nos quitaría la oportunidad de aprender y de experimentar en la ciencia de las relaciones humanas. Si quisiéramos evitar el “dolor” podríamos tratar de evitar los conflictos, nos convenceríamos de que tenemos razón y de esta forma evitaríamos un poco de dolor. ¿Pero qué ganaríamos? ¿Ayudaríamos al grupo si ignoráramos las situaciones conflictivas para evitarlas? ¿Guiaría esta actitud a un mundo mejor? ¿Serían estas las bases que quisiéramos establecer para vivir en paz?

Las situaciones conflictivas se vuelven oportunidades, porque ellas nos permiten poner a prueba nuestra capacidad de entender y comprender y aprender técnicas para solucionar conflictos. Básicamente queremos relacionarnos en forma empática con nuestros compañeros. De esta forma nuestro trabajo es el de responder en forma consistente de acuerdo a nuestra capacidad de comprensión. Cuando no somos capaces de responder a la vida en forma coherente con lo que hemos llegado a comprender, se nos da la oportunidad de aprender más acerca de nosotros mismos. Cada vez que respondemos en forma consistente a nuestro entendimiento, estamos creando una respuesta que se vuelve habitual. El cambio llega entonces desde adentro.

La vida de Comunidad no ofrece respuestas mágicas para solucionar problemas y aprender de ellos, pero sí nos ofrece la oportunidad de practicar constantemente con un grupo que comparte el mismo método de vida. Todos los miembros de Cafh compartimos el mismo método, pero en la Comunidad podemos realizarlo con menos distracciones. Nuestros compañeros están aquí, con nosotros ofreciendo con sus acciones ejemplos del trabajo interior de desenvolvimiento espiritual. Al realizar nuestros trabajos y obligaciones diarias juntos y al mismo tiempo tener la oportunidad de compartir nuestras alegrías e intereses, facilita la unión entre todos siendo la prioridad para todos en común el desenvolvernos espiritualmente. El trabajar guiados por este objetivo común apoya al grupo y nos ayuda a mantenernos en el camino. De esta manera tomamos ventaja de las circunstancias que la vida nos presenta.

El desafío está establecido. Nos hacemos una pregunta: ¿Qué es lo mejor para la Comunidad, para el grupo en que vivo y con quienes estoy compartiendo el camino espiritual?, ¿Qué nos podría ayudar a todos? Estas preguntas ponen a los conflictos en una perspectiva más amplia. No es alguien aislado quien está tratando de sobrevivir. No es que yo solo o sola estoy tratando de sobrevivir, por el contrario, somos “nosotros”, nosotros quienes vivimos juntos en la Comunidad, trabajando juntos para desenvolvernos espiritualmente a través del desarrollo de nuestras relaciones humanas.

La vida de comunidad nos ayuda a reconocer que somos parte de un todo, y el problema que estoy teniendo tiene un efecto en el todo. De esta manera yo aprendo a trabajar con los problemas. Me dispongo a cambiar, a expandir mi capacidad de comprensión y a vivir con más armonía. Tal es el fundamento de la amistad espiritual, el vínculo de amor en que se basa la Comunidad.

Esta es una forma en la cual nosotros en las Comunidades de Cafh estamos encontrando el desafío de cultivar la ciencia de las relaciones humanas. Resolviendo los conflictos conscientemente, trabajamos en unidad sobre nuestras relaciones y aprendemos, a través de la dedicación de nuestras vidas una manera armoniosa y pacífica de convivir. La civilización entera depende de este trabajo de cultivar la ciencia de las relaciones interpersonales. Bullet

 

Diana Autumn vive y trabaja en una Comunidad Espiritual de Cafh en el sur de California.

Este artículo aparece en la revista Vuelos, #84, mayo 2014. Para encontrar más información acerca de las Comunidades de Cafh y de Vuelos, visite www.cafh.org.




Copyright © 2002-2014 Cafh Foundation. All rights reserved.